“El sentimiento de musicalidad durante la evolución de la línea. La sorpresa que produe el cantar de un color al lado de otro, ambos imaginados. La tensión exultante y la calma, el tiempo diferente, la duración de la memoria independiente”. Como una relación íntima entre la pintura y la música definía el proceso de creación artística uno de los artistas más destacados de la abstracción española, Pablo Palazuelo (1915-2007). Y esa vertiente es la que se ha rescatado en la exposición Calcografías musicales, con la que el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante abrirá la temporada el próximo día 13.

Enlace

Deja una respuesta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.